miércoles, 26 de junio de 2013

Simiente condicional, Rosa Alice Branco





SIMIENTE CONDICIONAL (versión: ©Índigo, poema original: ©Rosa Alice Branco)


Te veo mirar a los muertos que la historia embalsamó
para nuestro gozo. Abres el sarcófago donde un faraón
te espera. Ya tomó los alimentos, miró los tesoros,
pero la vida (según él) no está en el trigo,
en el oro, en las fotografías. Quiere la luz del flash,
la luz prohibida que se mezcla con la del día. Siento la danza
de tus músculos cuando tu mano acaricia mi cintura
y me ciñes al instante en que el río se desborda
olvidando sus orillas. El sarcófago está frío,
la historia solo arde en la mirada de los visitantes y yo ardo en ti
en la curva exacta en que me aparto del tiempo. Circundando
la casa polvo y ceniza en la retina mezclada con el agua que fluye
dentro de los huesos, como si no hubiera tocado esta tarde sepultura
para siempre, como si tus manos hubieran rozado la piel
de las estatuas y yo fuera simiente germinando entre tus dedos.
Así abres la puerta y la luz de la cama. Somos todos los dioses
y animales que desnudan, la lucha encendida, ¿quién hablaría hoy
de un dios, solo uno y santo? Antes del verbo siento tu respiración
en mis venas, y se izan las venas y palpan la cima
y tu pie desnudo fuera del calor de la cama teje círculos alrededor
del tiempo. La mortalidad es caliente y ofrece el sacrificio
(dice ella) riendo entre nuestras sábanas deshechas. ¿Qué me espera
tras el trigo? No hay un antes ni un después. De madrugada
el rocío anega los campos y en la humedad tejida
en los pétalos la flor ignora las épocas de sequía.
Tú eres mi rocío. Te lo digo solo hoy y cierro los labios
para olvidar todo lo que pensaba saber o no.





©Índigo-2013 (nuria p. serrano)  de las imágenes y de la traducción del poema cuyo original Semente Condicional se puede leer en portugués en el libro O mundo Não Acaba no Frio dos teus Ossos©Rosa Alice Branco, Mayo 2009, Quasi. Biblioteca “Uma Existência de Papel”, ISBN 978-989-552-406-8.

11 comentarios:

  1. Palabras que quedan danzando en mi mente amiga, es precioso...
    Las fotos geniales, muy adecuadas y bien hechas...me encanta la primera.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Intenso poema que casi consigue que me pierda tus fotografías... pero volví a ellas y su manera peculiar de expresar la vida, desde la quietud de la piedra hasta sutilidad del árbol.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Muy acertado el contraste que desprende esa imagen del rostro impertérrito con el ramaje de los árboles. Mejor en la primera, para mi gusto. Las palabras acaban siendo un marco precioso que recoge la imagen en su interior. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Magnífica fotografía, intenso el poema.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Excelente fotografia e intenso poema....
    Cumprimentos

    ResponderEliminar
  6. Una vez más, la conexión poesia-fotografia logra unos resultados impresionantes.
    Grácias Núria por hacerlo posible.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. ...y yo fuera simiente germinando entre tus dedos...
    Precioso Nuria. Imagen y palabras perfectamente coordinadas.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  8. Este texto es de lo mejorcito que he leído por esta tu casa. Profundo y con un mensaje cálido y potente detrás de cada frase.
    Las fotos creciendo como viene siendo habitual en ti ultimamente.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  9. Me encanta el encuadre que has elegido, la aportación del árbol es fundamental. El texto es magistral, muchos escritores necesitan 5 libros para expresar la mitad. Besos.

    ResponderEliminar
  10. Impresionante texto que he leido dos veces para poder empaparme de él hasta la médula.
    Y como siempre, imagen y texto en perfecta conjunción.
    Me gusta la primera.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  11. Que bien sabes unir texto y fotografía, siempre componiendo, y haciéndolo tan bien.
    Saludos

    ResponderEliminar

Un espacio para tu emoción, tus trazos. O tu silencio.